Cómo ser un buen jugador de póquer » Maestros del Poker Maestros del PokerCómo ser un buen jugador de póquer » Maestros del Poker

Maestros del Poker

Aprende gratis todo sobre póker

Cómo ser un buen jugador de póquer

Cómo ser un buen jugador de póquer

La mayoría de la gente asume que un buen jugador de póquer es un jugador ganador y viceversa. No creo que esto sea del todo correcto, depende bastante de la experiencia y de la pericia personal que tenga cada uno.
Un jugador ganador es aquel que, con el tiempo suficiente y un número suficiente de las manos para que los datos sean estadísticamente fiables, gana más dinero de la mesa del que pone en ella. Fácil, ¿verdad?
Pero esto es más complicado de lo que puede llegar a parecer. Puede ser un buen jugador, sin ser un jugador ganador. Y aunque suene un poco raro, así es.

Jugador de póquer – Como ser un buen jugador

En esencia, estamos buscando la manera de convertirnos en un buen jugador. De hecho, averiguar lo que hace que un «buen» jugador no es sencillo. Para empezar, los buenos jugadores de póquer se toman este juego como un trabajo, es decir, es necesario tomarse con toda la seriedad posible todas las variables de este juego.
El póquer es, en el fondo, una forma de diversión para la gran mayoría de las personas que juegan. Un, hobby, que cuesta dinero, mucho dinero aunque las películas, entradas a espectáculos o ir a comer a un restaurante, también.
La gran mayoría de las personas que juegan al póquer asumen que van a perder dinero, y no les importa. Es un momento de su día que tienen para disfrutar y asumen que les puede costar X de su dinero ya que son jugadores recreacionales.
Pero todo esto que os comento, vosotros lo tenéis que obviar si queréis ser jugadores ganadores. Esta gente, es y será vuestra mayor fuente de ingresos y por lo tanto debemos diferenciar nuestras acciones de las suyas.

Jugador de póquer – Prima ganar dinero

Nosotros jugamos al póquer para ganar dinero y no para divertirnos. En esencia, lo segundo sería maravilloso que fuera posible y hay gente que disfruta realmente con ello, pero cuando a veces tenemos que invertir parte de nuestro tiempo sin realmente quererlo, está dejando de ser una afición para convertirse en una fuente de ingresos.
Los buenos jugadores respiran póquer. Éstos, también piensan en el juego, la forma en que están jugando, cómo los demás lo están haciendo. Ellos leen, hablan con la familia y contribuyen a las decenas de salas de chat de Internet y grupos de discusión relativos a este mundo.

 

Jugador de póquer – Sin trabajo no hay recompensa

Los buenos jugadores también trabajan para disminuir la varianza. Hay una fluctuación natural en el juego, y todo el mundo va a tener altibajos, pero el juego es mucho más fácil de disfrutar cuando se modulan los columpios. La reducción de la varianza también hace que sea más fácil jugar tu mejor partido la mayoría de las veces. Pocas cosas descarrilan al jugador medio y le dan más de un golpe enorme a su bankroll.

Uno de los aspectos del juego del póquer que es más crítico, es probablemente, el que es el juego competitivo más complejo de los que se juega de forma habitual. Es más complejo, tiene niveles estratégicos más entrelazados y es más difícil de dominar que cualquiera de los otros juegos supuéstamente más complejos como el ajedrez.
Por tanto, el consejo básico que os queremos dar con este artículo, es que os mentalicéis duramente de lo que supone ser un buen jugador de póquer. Esto, necesita de mucho tiempo, esfuerzo y sacrificio; se debe asumir que es un juego que no debe ser concebido como tal y que tiene que verse más como una filosofía de negocio. En primer lugar, debemos ganar dinero; y en segundo lugar, divertirnos.