Desmontando mitos sobre el juego de póker: El efecto dominó - Maestros del Poker Maestros del Poker

Maestros del Poker

La mejor web para aprender todo sobre póker

Desmontando mitos sobre el juego de póker: El efecto dominó

Desmontando mitos sobre el juego de póker: El efecto dominó

Uno de los efectos más letales en el juego de póker, es el que yo denomino como efecto dominó. Este fenómeno, lo asocio a una determinada reacción que se produce cuando encadenamos una mala racha. Como si de una cola de fichas de dominó  apiladas se tratase, nuestra mente al encadenar una mala racha sufre un efecto similar al de estos aparejos empleados en dicho juego.

La realidad, es que es muy complicado poder conseguir contrarrestar el efecto dominó en el juego del póker y más cuando no somos capaces de salir de una espiral perniciosa que afecta nuestro mente, azotándola cada vez que perdemos un All in pre flop con una pareja de ases.

La realidad, es que el efecto dominó es complicado de detener. Al igual que la cascada de fichas cuando va cayendo, lo que tenemos que tratar de hacer frenar de seco esta tendencia. No hay medias fórmulas que suelan funcionar, salvo que seamos capaces de encadenar una buena racha.

Pero el problema al respecto, es que cuando entramos en este estado, lo realmente complicado es el efecto de la percepción que juega nuestra mente al analizar las jugadas. Pensamos, que la suerte está constantemente castigándonos, sea o no cierto. Perdemos la objetividad, pensando que siempre nos va mal incluso si el ratio de manos ganadas es superior a las perdidas.

Pensamos que las manos que ganamos en el juego del póker, es porque realmente nos lo merecemos y porque el karma nos lo debe. Sin embargo, cuando volvemos a tener un bad beat, se nos llevan los demonios. De ahí, la dificultad tremenda de conseguir parar este endiablado efecto.

juego de póker

Juego de póker – Posibles soluciones

Realmente, como consejo y solución útil para frenar la debacle que se puede producir si no somos capaces de poner freno a esta actitud o dinámica, es poner planes de acción efectivos. Por ejemplo, tomarnos unos días de relax emocional que nos ayude a relajarnos y a tomar algo de distancia con la mala racha que seguimos.

En estos momentos, podemos aprovechar para revisar nuestra base de datos y analizar nuestro juego para detectar posibles fallos derivados de una mala praxis a la hora de jugar al póker. Otro consejo que se puede poner en marcha, es la de reducir el número de sesiones y la duración de las mismas. Esto, nos va a permitir estar más centrados y atentos a cualquier matiz del juego sin que el cansancio o la falta de motivación nos afecte.

Además, cuando seamos de encadenar pequeñas microrachas, vamos a ver cómo nuestro estado anímico, poco a poco se viene arriba. Este tipo de acción, aunque parezca poco útil es de una gran efectividad a largo plazo, pudiendo ser una herramienta metodológica básica a la hora de invertir tiempo en el juego de póker.

Otra de las recomendaciones útiles que son, es comentar estas situaciones con nuestro grupo de juego. Nos va a permitir relativizar el problema y es posible, que la opinión de un tercero, desintoxique nuestra mente sobre pensamientos negativos y conspiranoicos. A veces, la mejor solución es que nos diga personas de nuestro entorno que conocen cuál es la situación, en el punto en el que realmente nos encontramos.

Por último, la recomendación final que os puedo dar en caso de que esto se agrave bastante, es solicitar ayuda psicológica. Sí, y que no os asuste. Tenemos muy asociado a que al psicólogo solo van los locos, y no tiene porqué ser así, ni tampoco deberíamos estigmatizar a cualquier persona por solicitar ayuda profesional.

Dejarnos en las manos de un especialista, nos va a ayudar a tratar el problema de raíz y posibles orígenes de nuestros desmanes psicológicos. Seguramente, este tratamiento nos ayude a mejorar nuestra vida cotidiana severamente, ya que suele estar relacionado este tipo de problemas con otros más intensos o de diferente índole.

Por tanto, antes de que el montón de fichas caiga sobre vuestras cabezas, os aconsejo que le pongáis remedio rápidamente y que no tengáis ningún tipo de miedo al ser tajante y contundente a la hora de afrontarlo. Una solución rápida y contingente, suele ser a veces la mejor respuesta a un problema de gran magnitud como lo puede llegar a ser la interpretación de  las malas rachas de juego.

[contemplate-5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *