Jugar póker: Gestión del bankroll - Maestros del Poker Maestros del Poker

Maestros del Poker

La mejor web para aprender todo sobre póker

Jugar póker: Gestión del bankroll

Jugar póker: Gestión del bankroll

Uno de los conceptos más importantes que tenemos que manejar bien al jugar póker es la gestión del bankroll. Para poder subir el nivel de las apuestas,  hay que ser capaces de poder jugar en el siguiente con comodidad. No se trata de crearlos para por diversión, ya que hay detrás un fundamento matemático importante, que si no queremos arruinarnos, es importante que sepamos controlar.

El tema de hacer un salto a un nivel de juego superior, no es cuestión únicamente de nivel de juego, sino de dinero, ya que el factor psicológico condiciona enormemente. No es lo mismo jugar en un nivel donde tenemos el control de la situación, que en uno en el que cada vez que perdemos un All in, estamos mirando el dinero que nos queda.

Los juegos demasiado fáciles pueden ser rentables pero son poco atractivos porque no suponen ningún reto. Mucha gente se encuentra en ese punto, un estado en el que han dominado el nivel de novato y consideran que tienen que pasar a otros de mayor dificultad.

El punto de equilibrio de jugar póker, aquel en el que todo fluye, es el que nos da comodidad, rentabilidad, dominio y, principalmente, diversión. Cada uno elige el momento de pasar de nivel, el nuevo desafío y los nuevos rivales para llegar a ese punto. Obviamente, cada salto es más difícil y requiere mayor cantidad de fondos. Subir demasiado rápido va a afectar nuestra banca, nuestro juego y nuestra capacidad psicológica.

Es mejor no apresurarse, jugar sobre seguro y que el nivel de las ciegas se corresponda con nuestro bankroll. Si perdemos una porción sustancial de los fondos totales, habrá que volver al límite de apuestas acorde para balancear la situación. Bajar de nivel es común pero se requiere disciplina, y regresar al valor anterior no es tan desalentador.

En él fuimos ganadores y es un ámbito que controlamos cuando nos ponemos a jugar póker. Pero lo más relevante e insoslayable, es que “la variable de ajuste siempre debe ser el nivel de apuestas nunca el del tamaño del bankroll. Por eso, es absurdo plantearse aumentar de límites si perdemos en el actual.

Hay gente que baja de valores de apuesta sin mayores traumas y otros lo toman como un fracaso. Entra a jugar otro factor determinante: el emocional. El descontrol y la baja de la estima personal son aliados para una inevitable banca rota. Y este es otro aspecto que también influye en la elección o en la evaluación de la correcta magnitud del bankroll. Si no nos divertimos mientras jugamos, aunque lo hagamos profesionalmente, muy probablemente estemos manejando valores que nos perturban o afectan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *