Jugar al póker: Porqué es tan importante la concentración Maestros del Poker

Maestros del Poker

La mejor web para aprender todo sobre póker

Jugar al póker: Porqué es tan importante la concentración

Jugar al póker: Porqué es tan importante la concentración

 

Jugar al póker a veces se convierte en una actividad bastante repetitiva, monótona y algo pesada, sobretodo cuando lo estamos haciendo por obligación y no por hobby, esto hace que lleguemos a aburrirnos mucho durante sesiones de varias horas y que inconscientemente busquemos pretextos para distraernos o no estar atento a lo que está pasando en nuestras mesas.

Una distracción momentánea puede hacernos jugar mal una mano eligiendo un mal momento para farolear, una distracción frecuente puede hacernos perder algunos botes, ya que no estamos atentos a toda la acción que sucede a nuestro alrededor y una distracción continua puede hundir una sesión haciéndonos perder el trabajo de varios días.

Aquí os mostramos los motivos por los que nos desconcentramos para ayudaros a identificar las principales causas de distracción y como combatirlas:

Jugar al póker – El aburrimiento

El aburrimiento es la causa más común de distracción cuando estamos jugando al póker, ya que empezamos a pensar en otras cosas, nos abrimos una página web, hablamos por teléfono o con alguien… son todo síntomas que estamos aburridos y no estamos atentos al juego en nuestras mesas, los motivos por los cuales nos aburrimos pueden ser:

  • Jugamos en pocas mesas: La solución es simple, ábrete más mesas. Si la sala en la que juegas no dispone de suficiente tráfico en las horas en las que juegas, probablemente deberías buscar un casino secundario o incluso jugar en varios casinos a la vez. Esto, además de incrementar tus manos/hora y por ende tu dinero/hora, te permitirá hacer una mejor selección de mesas ya que tendrás muchas más mesas débiles donde elegir.
  • No nos apetece jugar: Si no estás totalmente dispuesto para jugar al póker durante un rato largo de tiempo, no lo hagas. No hay nada peor como iniciar una sesión con las baterías bajo mínimos, También es bastante normal que tras varias horas de juego ya no tengas ganas de seguir, sobretodo si estas teniendo una mala sesión o un mal día. cierra sesión y airéate, te sentirás mejor después y te ayudará a desconectar.

Jugar al póker – El ruido

El ruido de la calle o de gente hablando a nuestro alrededor puede llegar a despìstarnos y a robarnos la atención del juego sin que nos demos cuenta.

Lo mejor es jugar al póker en silencio, para centrar toda nuestra atención en las mesas y monitorizar mentalmente cada movimiento que hagas en ellas, pero esto puede conducirnos al aburrimiento también, Si hay ruido a nuestro alrededor que no podemos controlar o nos aburrimos demasiado jugando en silencio, la mejor opción es tener unos cascos de calidad que nos aíslen de nuestro alrededor y tener una buena selección de temas que nos gusten y nos motiven en el juego.

 Jugar al póker – El Tilt o inestabilidad emocional

El tilt es el mayor enemigo del jugador de póker. Si sufrimos un ataque de tilt en medio de una sesión o notamos que empezamos a sufrir otros síntomas de tilt y vemos que podemos estallar en un corto espacio de tiempo, lo mejor que podemos hacer es cerrar las mesas inmediatamente. Muchos jugadores cometen el error de seguir jugando aun no siendo conscientes de que están en estado de tilt y arruinan días de trabajo quemando sus ganancias en una sesión desastrosa bajo los efectos del tilt.

Si ves que lo necesitas no dudes en tomarte algún día de relax sin tocar el póker para que tu cabeza vuelva a su sitio de nuevo, te ayudara enormemente y volverás más fresco a las mesas.

Otras veces, no podremos evitar que nos pasen por la mente cosas que nos preocupen, entristezcan o cabreen. Esto puede ser desde cualquier tipo de problema personal o familiar, hasta la consecuencia de una mala racha prolongada. Como jugador de póker es importante sentarte a jugar con un estado de ánimo positivo o no sentarse a jugar si tu estado de animo o tu moral están bajas.

Jugar al póker – El cansancio

Probablemente el cansancio sea una de las cosas habituales que le pasa al jugador de póker. Si estas muy cansado tu capacidad de concentración baja drásticamente por lo que tomas peores decisiones en las mesas y eso empeora tu juego y tus ganancias en las mesas de póker. Las situaciones más típicas son:

  • Jugar después de una comida pesada: La digestión es el proceso del cuerpo que más energía gasta ya que requiere mucho flujo de sangre y energía. Es aconsejable no hacer comidas pesadas antes de jugar al póker, ya que podrías desconcentrarte facilmente al entrarte sueño y desgana.
  • Jugar después de un día de trabajo: Hay gente que además de jugar al póker trabaja y no tiene otro momento para jugar nada más que al llegar por la tarde/noche. En este caso lo mejor es hacer sesiones cortas y ligeras para no saturar tu mente y estar 100% atento a las mesas.

Si aun así sientes que tienes ligeras desviaciones de concentración y te apetece jugar al póker, siempre puedes abrirte mesas de algún nivel inferior al tuyo, los rivales serán peores de lo que estas acostumbrado y tus errores no serán tan malos ni te costarán tanto, también puedes hacer sesiones cortas de una hora con descansos entre ellas, esto te ayudará a no llegar a tu límite de cansancio y te recuperarás más rápido de él.

 

Aunque estos suelen ser los principales factores que pueden provocar que nos desconcentremos y algunas formas de evitarlos, cada persona es diferente y le afectarán unas cosas más o menos que a otras. Encuentra cuales son las cosas que te desconcentran a ti en las mesas y aprende a evitarlas para convertirte en un buen jugador de póker.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *